Puede averiguar haciéndose algunas preguntas:

  • ¿Tengo una fuente constante de ingresos (generalmente un trabajo)?
  • ¿He estado empleado regularmente durante los últimos 2 o 3 años?
  • ¿Es confiable mi ingreso actual?
  • ¿Tengo un buen historial de pago de mis cuentas?
  • ¿Tengo dinero ahorrado para un pago inicial?
  • ¿Tengo algunas deudas pendientes, como pagos de automóviles?
  • ¿Tengo la capacidad de pagar una hipoteca cada mes, más los costos adicionales?

Si puede responder «sí» a estas preguntas, probablemente esté listo para comprar su propia casa.

× ¿Cómo puedo ayudarte?